Debes evitar cometer estos errores cuando limpies tu rostro



Sabemos que es esencial limpiar el rostro, pero ¿qué tanta importancia le das? Mejor aún: ¿estás haciéndolo correctamente? No limpiarte bien el rostro todos los días puede ser la causa de resequedad, irritación, brillo excesivo y flacidez. Así que para que esto no te ocurra y tu rostro luzca como pompi de bebé, aquí te dejo los 6 errores que debes evitar al limpiar tu rostro.

Temperatura incorrecta

Sí, el agua caliente se siente muy bien en la piel, pero puede perjudicar al rostro y la producción natural de grasas. Cuando exponemos nuestra piel a temperaturas extremas, es decir, muy frío o muy caliente, pierde elasticidad y se altera su pH. Lo mejor es lavarlo con el agua a temperatura ambiente.

2. Exfoliar de más

La exfoliación es la mejor manera de retirar los restos de células muertas, pero hacerlo con moderación es muy importante. La aplicación de exfoliantes debe limitarse a un máximo de una vez por semana. De lo contrario, tu piel se irritará. Si de plano sientes que necesitas exfoliarte diario porque tienes piel mixta o grasa, busca un limpiador suave.

3. El producto inadecuado

De entrada, elige el desmaquillante y limpiador que elimine toda la suciedad del rostro. Hay muchos tipos y presentaciones, busca el que sea adecuado para tu tipo de piel. Con el que te sientas fresca al final. Si cuando ya limpiaste tu rostro sientes la piel acartonada, olvídalo, busca otro producto.

4. Limpiarla muy rápido




A veces con tal de limpiarnos el rostro rápido, dejamos muchos restos de maquillaje. Y estos tapan tus poros provocando granos, arrugas y hasta infecciones. Así que tómate el tiempo necesario. Ok, a mí también me da mucha flojera, pero a la larga, tu piel te lo agradecerá.

5. No usar crema hidratante a tiempo

Para maximizar la absorción de nutrientes, es básico aplicar crema hidratante después de haber lavado tu rostro. Esperar mucho tiempo solo hará más difícil la capacidad de penetración de los ingredientes. Incluso si tienes piel grasa, debes hidratarla después. Sólo elige una crema específica para tu tipo de piel.

6. Frotar con la toalla para secar

Un error muy común es frotar tu rostro con la toalla fuertemente para secarlo. Para secar apropiadamente, basta con que des suaves palmadas con la toalla a lo largo del rostro. Hacerlo de manera brusca propicia la ruptura de la elastina de la epidermis. Además, se irritará.

Comenta con Facebook


Pregúntale al vendedor

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *